Y que viva… ¿San Valentín?

descarga

Que gran tema éste… y sí, ya sé que ahora me diréis… bla, bla, bla… que si no seas típica, que si San Valentín es para moñas, que si soy una cursi, que si no me doy cuenta de que es una clara estrategia de “El Corte Inglés” para sacarte dinero… que si lo importante es demostrar el amor todos los días, que si los pequeños detalles… que nada chicos, más nos vale dejarnos de excusas, ¿o no os acordáis de vuestro amigo Pepe? vamos chicos! si todos tenemos a ese Pepe! Ese mismo Pepe que hablaba de enamorarse con la misma repulsión que de la urticaria, que te llamaba pringado cuando le hablabas de la persona que te gustaba… ese mismo Pepe que acabó vestido de traje y llevándole rosas a su chica el día de los enamorados y el muy cabrón ha acabado casado antes que tú, y encima le va bien!. Qué cabrón Pepe! ¿y cómo ha acabado dándome envidia un tío como Pepe?

Definitivamente y por mucho que nos cueste admitirlo… San Valentín está aquí y aunque le cerremos puertas y ventanas, aunque nos vistamos de todos los colores menos de rojo, no podemos, o no nos van a dejar ignorar su existencia, la tele da asco, todo es excesivamente azucarado, hay corazones por todas partes, y decides salir a la calle, con una amiga soltera (efectivamente, la única que no tiene plan hoy), a airearte, porque si te quedas en casa te regodeas, sí, sabes que te regodeas… y se te irá la mano con el helado de chocolate… y bastante nos cuesta el gimnasio para destrozar la dieta del bikini que empieza… en febrero!! (sí, sí, eso da para otro tema… otro día os hablaré de este) pero tu te pones monísima, y te vas de casa, de fiesta y… ¿que te encuentras? un montón de Pepes aún en fase de negación. Qué vida esta.

 

De todos es sabido (ya se encargan las pelis americanas de hacértelo saber…) que San Valentín es un día para llevarte a cenar a quien tú quieres y decírselo, para grandes gestos, para ir por la calle con flores, ya sea porque te las regalan o porque las vas a regalar tú, y eso es exactamente lo que pasa, los restaurantes están petados, con un montón de gente vestida de rojo que se hacen carantoñas, las calles llenas de chicos que pasean sin vergüenza ninguna cargando enormes ramos… y entonces llega ese momento, ves a ese chico paseando con el ramo, le miras y piensas… ayyy pero que mono!… y cuando esto ocurre yo os digo… ¿veis? esta es la prueba irrefutable, estás en negación! Te cambiarías por ella/él sin pensarlo!!! deja de negarlo!!! abrázalo! te gusta San Valentín, como a todo el mundo! eres tan pringada/o como los demás!

descarga (1)

Así que una vez dicho esto y ahora que todos formamos parte de este gran grupo de pringados que llevan bombones, corazones y ¿candados que destrozan puentes? a todas partes… os deseo un feliz San Valentín, si le tenéis cerca regaladle un bombón, al fin y al cabo es San Valentín! y si no… pues diremos aquello de ojalá estuvieras ya aquí… , y los que no se identifiquen con nada de lo que he contado en este post… no os preocupéis, a Pepe se le pasó con el tiempo.

Anuncios