Cuando pare la lluvia

Cuando pare de llover, tal vez descubra, que al final de la tempestad siempre llega la calma, que afortunadamente, nada dura eternamente y, por tanto, no hay mal que cien años dure. Que todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, sin embargo, no por mucho madrugar amanece mas temprano y el que espera desespera, así que vísteme despacio, que hoy tengo prisa.

banco

Cuando el cielo calme, probablemente comprenda, que no es oro todo lo que reluce, aunque ya se sabe que no hay peor ciego que el que no quiere ver, así que, como errar es de humanos, diré que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y quien esté libre de pecado, que me la tire a la cabeza.

Cuando cese la lluvia me daré cuenta de que camarón que se duerme se lo lleva la corriente y aunque los toros se ven mejor desde la barrera, el que no se arriesga no gana y ocasión perdida no vuelve mas en la vida, así que no dejaré para mañana lo que pueda hacer hoy, porque mas vale pájaro en mano que ciento volando y mas vale un “toma” que dos “te daré”.

Cuando se seque el cielo comprenderé que no siempre llueve al gusto de todos, pero ande yo caliente ríase la gente, y comiendo y cantando, mis males espanto, así que cuando vuelva el sol, me enfrentaré a palabras necias con oídos sordos, porque de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco.

semillas-de-rosas-exoticas-arcoiris-negras-verdes-etcmdn-3475-mlm4193013025_042013-f

Anuncios