Erase una vez…

Erase una vez un reino, en un país muy muy lejano… cuyos habitantes tenían por costumbre reunirse una noche al año para celebrar lo vivido durante ese tiempo, dejar atrás el pasado y avanzar juntos hacia lo que venía. Todos ellos llevaban vidas diferentes, algunos de ellos, incluso venían de reinos extraños, pero ese día… ese en particular, dejaban lo que estaban haciendo y salían a las calles para celebrar con propios y extraños que la vida no se detiene por nadie, que todo avanza y que nada es igual para siempre.

Brazil Christmas Tree

Era un día esperado por la mayoría, una gran fiesta que preparar, un vestido, un cotillón … realmente en aquel reino era indiferente que el año les hubiese tratado mejor o peor, los que habían pasado uno malo le pedían al nuevo que frenase su mala racha y los que habían tenido uno bueno daban gracias por lo vivido y despedían el año con una mezcla de alegría y nostalgia, pero… a todos, el año nuevo solía encontrarles celebrando hasta bien entrada la noche, brindando por el año que quedaba atrás, compartiendo juntos el final de una etapa y el comienzo de una nueva.

Salían a la calle vestidos con sus mejores galas, nunca se veían mas guapos y guapas que aquella noche, no había discusiones, ni peleas que pudiesen entristecerla, tampoco había coches para evitar accidentes y los niños podían quedarse despiertos jugando hasta tarde. Era la mejor fiesta del año.

Bien, ese mundo hoy en día no parece muy real y aún así… yo nos deseo a todos un viaje a ese reino muy muy lejano, aunque sea solo por una noche, o por unas horas… tal vez encontraremos que tenemos mucho que celebrar… y no os olvidéis la sonrisa que es lo más importante… ya se sabe que uno no está completamente vestido sin ella. Feliz año nuevo pequeños!

Anuncios