Llegó el Otoño

Siempre fue mi estación favorita, su llegada me devuelve a la mente cientos de recuerdos… como mamá intentando, no sin esfuerzo, forrar los libros para el nuevo curso, los lápices de colores Alpino o las famosas gomas de Milán con ese olor tan característico que te hacía querer morderlas todo el tiempo, recuerdos de mochilas con olor a nuevo, del momento de sacar la ropa de abrigo del altillo…

Eran grandes ocasiones del año que culminaban con la famosa vuelta al cole después del verano (el Corte Inglés mediante), todo un acontecimiento social donde te reencontrabas con las amigas después de tres meses (la de cosas que nos habían pasado en esos tres meses), y dejábamos atrás las vacaciones para enfrentarnos a las nuevas asignaturas, los nuevos profes… definitivamente, a mí el otoño me recuerda a mi infancia.

Fondos Wallpaper Gratis Abstractos (168)

Y me sigue encantando esta estación, porque para los que fuimos eternos estudiantes y pasamos por coles, institutos, universidades… y seguimos estudiando y estudiando hasta que los treinta estuvieron peligrosamente cerca, la llegada del otoño marca el inicio del año, de todo lo nuevo, hasta la tele cambia con el otoño, y vuelven las series de televisión… y gran hermano, aunque haga muchos años que no se me ocurre ver tal atentado contra la sensibilidad televisiva, que la tengo y bastante amplia.

A pesar de que pasan los años, continúo con el ritual de sacar la ropa de invierno del altillo, solo que ahora no es un acontecimiento familiar, y me la pruebo para ver si aún me cabe o me he pasado con las licencias veraniegas, y me voy de tiendas sí o sí, y me pruebo chaquetas, y parece que todo empieza de nuevo.

Aunque las gomas de Milán hayan pasado a la historia, a mi historia, el otoño siempre será un punto de inflexión en el año, y como tal, pretendo aprovechar su llegada para emprender una ya tradicional huida hacia delante, al fin y al cabo es otoño ¿no? época de cambios.

oto_o_01

No pretendo escaparme a ningún sitio, no me malentendáis, ni dejar de pensar en el pasado. Volver la vista atrás no me convertirá en estatua de sal y de eso soy consciente pero, con el comienzo de esta época de lluvias, mantas y cafés en la ventana, llega también el de la reflexión y la oportunidad de definir por donde ando y a donde voy. Si la actual situación del país me lo permite, aprovecharé también la coyuntura para hacer algunos cambios y crear una versión mejorada de mí misma (a ser posible con un mejor trabajo) y, si no es posible, me quedará la diversión de intentarlo en otoño. Ya sabéis, el viaje es lo importante… ¿porqué tanta prisa por llegar a destino?

Anuncios