Y tomar un café

Y sentarnos a solas, en la que ya sentimos nuestra casa, con un café y algo para escribir… sin prisas absurdas… y hacer las paces, y perdonarnos de una vez por no haber conseguido ser perfectas, ni abarcarlo todo.

Y pensar en que tal vez lo equivocado era el plan, no la forma de llevarlo a cabo… y trazar uno nuevo, esta vez más divertido, más flexible… y perder ese regusto amargo de los amantes que no se han perdonado pero saben que siguen necesitándose, y volver a disfrutar nuestra compañía.

cafe

Y dejar atrás el hecho de que ahora somos dos aunque siempre quisimos ser una misma, que la vida hizo que dejásemos de pasar tiempo juntas, de intentar entendernos, de buscarle los porqués a las cosas que hacíamos, hasta que un día nos descubrimos extrañas, sin saber qué decirnos… como si no fuésemos más una misma persona, la que soy realmente y la que siempre quise ser.

Y fumar un cigarrillo por los viejos tiempos y volver a querernos por unas horas, y reír como reíamos antes… hasta que se nos olvide el porqué de la distancia. Y, sólo entonces, decirnos adiós y asegurarnos de que la puerta está bien cerrada cuando te marches.

apoyada-en-una-ventana-bajo-la-lluvia_3184

Anuncios