No dejo de pensarte

Siempre supe que no serías bueno para mi, desde el principio. Supongo que no puedo decir que empecé contigo totalmente engañada, o ciega… yo siempre supe que no eras bueno.

uma-thurman-pulp-fiction

Me convencí de que te necesitaba. Cuando estaba nerviosa conseguías apaciguarme, cuando estaba tranquila lo disfrutaba más plenamente si te tenía conmigo. En mis momentos de debilidad recurría a ti, en mis momentos de tristeza, en las alegrías, en las penas… en todos mis momentos, tú fuiste y siempre has sido mi relación más estable.

Todo fue bien durante mucho tiempo, de hecho, nunca me planteé dejarte. Vivía engañándome, repitiéndome continuamente que aquello que me dolía en el pecho no lo provocabas tú, que desaparecería si lo ignoraba lo suficiente… te buscaba excusas para no ver el daño que me estabas haciendo, porque siempre te quise conmigo.

Pero una no puede engañarse para siempre y, al final, no pude sino rendirme a la evidencia de que por mucho que me calmase tenerte cerca, por mucha paz que me aportases, lo que me hacías me estaba acortando la vida… y yo solo tenía una vida.

Y te dejé, hace un año ya que vivo sin ti… y ya nada me oprime el pecho… nada duele y, sin embargo, aún te pienso, aún me rindo ante ti de vez en cuando, aún hay días que creo que te necesito… días en que te odio… y te echo tanto de menos…

Maldito vicio el tabaco… no entiendo porqué no puedo dejar de pensar en ti.

Anuncios